viernes, 27 de enero de 2012

Palique

¡Vaya contratiempo! Me han robado el nombre del blog antes de ponérselo... Sí, había elegido "Palique" como un pequeño homenaje a uno de mis últimos descubrimientos literarios, don Leopoldo Alas, al que todos conocemos más familiarmente como Clarín.
Pero no ha podido ser, así que he tenido que reinventarme rápidamente y encontrar otra opción. Black Ink Typewriter, o lo que es lo mismo, Máquina de Escribir de Tinta Negra, ha venido a mi mente en forma de recuerdo de algún nickname perdido (ya posiblemente ahogado) en la red.

¿Declaración de intenciones? A priori, diría que volcar aquí mis experiencias literarias que difícilmente puedo compartir fuera de mi interioridad.

¿Qué es lo que acabará apareciendo aquí? No lo sé. Tendrá que decirlo el tiempo.

¿Vamos a hablar de literatura? Sí, vamos a hacerlo.

¿Vamos a hablar de algo que NO sea literatura? Posiblemente.

¿Se incluirán entradas con textos originales? Hmm, es difícil de precisar, pero probable...

¿Por qué parece que me estoy haciendo preguntas a mí misma? Probablemente, porque lo estoy haciendo. Y, sin embargo...

I regret nothing.


A pesar de mi incertidumbre, me parece preciso aclarar que esto no va a ser un diario; las opiniones es muy probable que sean, en ocasiones, vehementes y apasionadas, porque provendrán directamente de la más profunda subjetividad lectora. No es un blog de crítica literaria propiamente dicha. Es un blog de alguien que ama la literatura y vive ese amor con el enamoramiento siempre encendido y cosquilleante del primer día (sí, los neologismos también son una expresión más de ese amor... Deal with it!). Y es probable que se me escape alguna expresión en inglés, a pesar de que amo mi lengua profundamente. Pero repito:

I regret nothing.

D. Valmont

No hay comentarios:

Publicar un comentario