sábado, 31 de marzo de 2012

Día Mundial del Teatro


"I'm honored to have been asked by the International Theatre Institute ITI at UNESCO to give this greeting commemorating the 50th anniversary of World Theatre Day. I will address my brief remarks to my fellow theatre workers, peers and comrades.
May your work be compelling and original. May it be profound, touching, contemplative, and unique. May it help us to reflect on the question of what it means to be human, and may that reflection be blessed with heart, sincerity, candor, and grace. May you overcome adversity, censorship, poverty and nihilism, as many of you will most certainly be obliged to do. May you be blessed with the talent and rigor to teach us about the beating of the human heart in all its complexity, and the humility and curiosity to make it your life's work. And may the best of you - for it will only be the best of you, and even then only in the rarest and briefest moments - succeed in framing that most basic of questions, "how do we live?" Godspeed."
- John Malkovich



Sé que esta entrada llega con retraso. Perdonadme, pero he estado perdida entre tantas "huelgas generales" y "noches de Max Estrella que son gratis un martes a las 24:00". Sin embargo, tal celebración merecía una entrada propia, y aquí está. Con retraso, pero intacta.
"El Instituto Internacional del Teatro-ITI de la UNESCO me ha honrado con su petición de realizar este mensaje en la conmemoración del 50 aniversario del Día Mundial del Teatro. Voy a dirigir estas breves consideraciones a mis compañeros del teatro, mis pares y camaradas.
Que vuestro trabajo sea convincente y original. Que sea profundo, conmovedor, reflexivo y único. Que nos ayude a reflejar la cuestión de lo que significa ser humano y que dicho reflejo sea guiado por el corazón, la sinceridad, el candor y la gracia. Que superéis la adversidad, la censura, la pobreza y el nihilismo, algo a lo que, ciertamente, muchos de vosotros estaréis obligados a afrontar. Que seáis bendecidos con el talento y el rigor necesarios para enseñarnos cómo late el corazón humano en toda su complejidad, así como con la humildad y curiosidad necesarias para hacer de ello la obra de vuestra vida. Y que sea lo mejor de vosotros - ya que será lo mejor de vosotros, y aun así, se dará sólo en los momentos más singulares y breves - lo que consiga enmarcar esa que es la pregunta más básica de todas: “¿Cómo vivimos?” ¡Buena Suerte!"
¿Y qué mejor para empezar una entrada sobre el Día Mundial del Teatro que una cita de John Malkovich? ¿Algo mejor para semejante conmemoración que las palabras de un actorazo de los pies a la cabeza? ¡Ah, es cierto! Quizás... una foto de Valle-Inclán vistiendo bufanda blanca.


Padres e hijos de los escenarios, todos juntos para alzar una noche más la voz por la cultura libre. Una cultura a la que, dicho sea de paso, están atando y amordazando, y a la que no tardarán en apalear con los enormes palos de su enorme ignorancia aquellos a los que no interesa que la gente piense y se preocupe por algo más que las facturas, los niños o el partido de fútbol de ese fin de semana... 
Sin embargo, aquí estamos; aquí seguiremos los famélicos hijos de la cultura, los resuellos mortecinos de la intelectualidad de un país que se cae a pedazos, caminando con paso firme y constante, recogiendo los huesos rotos de nuestra patria malherida y tratando de soldarlos con páginas blancas y tiras de versos, esperando verla levantarse y mantenerse en pie una vez más...

D. Valmont

No hay comentarios:

Publicar un comentario