domingo, 13 de mayo de 2012

Las persianas sudaban,
pegadas unas a otras,
abrazadas
en la opacidad de sus rendijas.

D. Valmont